Sensibilización sobre la salud mental en el mundo empresarial español

6 Oct ‘22
2 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Emma White

La forma en la que percibimos la salud mental ha cambiado drásticamente durante las últimas décadas. No quedan tan atrás esos tiempos en los que acudir al psicólogo era considerado cosa de “locos”. Por suerte, las cosas han cambiado mucho desde entonces y, a base de palos e investigación científica, hemos aprendido que cuidar de la salud mental es algo que nos beneficia a TODOS, sin excepción. 

 

¿Qué ha contribuido a esta sensibilización? ¿Cuál es el estado actual del apoyo psicológico en España? ¿Cómo podemos integrar la salud mental en el mundo empresarial? En este artículo te daremos las respuestas. 

 

Si de algo podemos estar orgullosos como sociedad es que cada vez hay más conciencia de que el apoyo psicológico es fundamental si queremos una población más sana, productiva y feliz. 

 

Uno de los factores que ha contribuido a esta creciente sensibilización son las redes sociales. Son muchos los actores, cantantes, deportistas y otras personas influyentes los que ya hablan abiertamente de los desafíos mentales a los que se enfrentan y la carga emocional que esto supone. Muchos de ellos han utilizado estos momentos de vulnerabilidad para romper los tabúes y predicar los beneficios de acudir a terapia. 

 

Otro impulsor ha sido la pandemia COVID-19. Una de las (pocas) cosas buenas que nos trajeron los confinamientos es que sacaron a la luz la importancia de cuidar de nuestra psique. Aunque muchas personas se encontraban en buena salud física (si es que esta se puede separar de la salud mental), la incertidumbre, el miedo y las frustraciones, causaron un terrible malestar que terminó por enquistarse en problemas psicológicos como trastornos de ansiedad, problemas del sueño o sintomatologías depresivas. 

 

Además, los confinamientos también obligaron a las personas a buscar apoyo psicológico sin poder salir de su casa. Los profesionales y usuarios tuvieron que reinventarse y la terapia online floreció como nunca antes. Esta inclusión tecnológica también facilitó el proceso de acudir a terapia, haciéndolo más accesible para muchas personas. 

 

Por otro lado, las investigaciones científicas también le han dado gran visibilidad al panorama psicológico español. Por ejemplo, estudios llevados a cabo por el Instituto Nacional de Estadística (INE), desvelaron que en España, a mediados de 2020, había 2,1 millones de personas con un cuadro depresivo. De media, 5 de cada 100 personas fueron diagnosticadas de depresión, el mismo dato que personas con trastornos de ansiedad. 

 

En el ámbito empresarial, según datos de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS, 2020), en 2019 el estrés laboral fue el causante del 30% de las bajas laborales en España, provocando que fueran un 60% menos eficientes en el trabajo. 

 

Con estos datos, la ferviente necesidad de facilitar el acceso al apoyo psicológico se pone de manifiesto. Sin embargo, en la salud pública española, hay una media de tan solo 5 psicólogos por cada 100.000 habitantes. Desde luego, no los suficientes para abarcar a toda la población. Por no hablar de las listas de espera de 1 mes como mínimo, llegando a superar los 3 meses en varias comunidades. 

 

Este apoyo precario obliga a muchas personas a acudir a los servicios privados, con un precio mínimo de 50€ de media por sesión. A esta barrera hay que sumarle que el sueldo mínimo español es de poco más de 1.000 euros al mes, así que son muchos quienes no se lo pueden permitir. 

 

En resumen, la situación actual es la siguiente: cada vez somos más conscientes del gran impacto que tiene en nosotros la salud mental, pero la falta de recursos para abordarla es evidente. 

 

 

¿Qué papel juega el mundo empresarial en todo esto? ¿Qué podemos hacer para aliviar esta situación?

 

Una solución que está demostrando ser extremadamente efectiva es que las empresas ofrezcan a sus empleados los recursos que necesitan para cuidar de su salud mental. 

 

Este mecanismo es muy beneficioso para ambas partes. Por un lado, los empleados ganan acceso a servicios de apoyo psicológico, mejoran su salud mental y por ende, su vida. Por otro lado, las empresas ganan en productividad y ahorran en bajas laborales, puesto que el estado emocional de sus empleados afecta directamente a su rendimiento. 

 

En pocas palabras: al integrar apoyo psicológico en la empresa ganamos todos. Y aunque no te lo creas aún, llevarlo a cabo es mucho más fácil de lo que parece. A continuación describimos cómo hacerlo: 

 

 

1. Contando con expertos

 

Cuidar de la salud mental es el oficio de los psicólogos, no todo el mundo puede hacerlo. Por eso, existen empresas como OpenUp, que se encargan de seleccionar a los mejores profesionales y ponerlos al alcance de los empleados. Además, buscan al profesional especializado en la problemática que tiene cada persona y proporcionan un sitio online seguro para facilitar el proceso terapéutico. 

 

 

2. Involucrando al equipo directivo

 

Los managers suelen ser los primeros en detectar los desafíos emocionales que atraviesa su equipo. Esa información es muy valiosa porque recibir soporte en el momento adecuado puede evitar que los empleados se quemen o renuncien. 

 

Por ejemplo, si un gerente detecta problemas de comunicación o señales de estrés en un empleado, podrá remitir a esa persona a un especialista, recomendarle un recurso de autoayuda o informarse él mismo en una consulta psicológica sobre que se puede hacer desde su posición como líder para ayudar a ese miembro del equipo. Una intervención a tiempo puede marcar la diferencia. 

 

 

3. Prevenir es mejor que curar

 

Aunque intervenir a tiempo está genial, sería mucho mejor que el problema ni siquiera llegará a existir, ¿verdad? Para eso están los programas de prevención. Piénsalo así: la mente es como el cuerpo físico, si cuidas de ella a diario tendrás una mente fuerte, capaz de superar los retos emocionales con mayor resiliencia y agilidad. En OpenUp conocemos bien los beneficios de la prevención, es por eso que ofrecemos espacios seguros donde fortalecer la salud mental de tus empleados. Por ejemplo, entrenando en mindfulness, u otras cualidades como la autoconfianza, concentración, habilidades interpersonales, etc. 

 

¿Te gustaría saber cómo puedes contribuir a que el apoyo psicológico sea accesible para todo el mundo? En el sector empresarial tenemos una oportunidad de oro para hacerlo. Aumenta el bienestar emocional y la productividad de tus empleados, reserva una demostración gratuita y sin compromiso para hablar de ello. 

 

👉 Reserva una demo con OpenUp ahora.