Mejora la resiliencia empresarial ante la adversidad

6 Mar ‘23
4 min
Rendimiento laboral
Lisanne van Marrewijk
Gecontroleerd door Psicólogo/a Paul Hessels
Zo creëer je een veerkrachtige organisatie (die tegen een stootje kan)
Cultivar la resiliencia en la empresa es una de las principales tendencias de salud mental empresarial para 2023. No es de extrañar, pues el entorno laboral es cada vez más complejo y volátil. Las empresas necesitan empleados resilientes para aprovechar estos cambios como una oportunidad de crecimiento, en lugar de resistirse a ellos, pues son inevitables. 

 

Nuestro entorno de trabajo cambia de manera rápida y constante, y por eso la capacidad de adaptarse y de superar los contratiempos es una necesidad. Es decir, crear una cultura en que prospere la resiliencia es una de las claves del éxito de cualquier empresa.

 

En este artículo, exploramos la definición de resiliencia, los distintos tipos de adversidades empresariales y lo que podéis hacer a nivel individual, grupal y corporativo para cultivar una cultura de resiliencia.

 

¿Por qué es tan importante la resiliencia empresarial? 

 

Aunque los estudios sobre la resiliencia en el lugar de trabajo han empezado hace poco, no dejan de ganar importancia.

Para entender mejor su relevancia, evalúa el siguiente escenario:

Eres responsable de recursos humanos y te encargan que gestiones una restructuración empresarial que implica despidos y una redistribución laboral. Es una situación tremendamente estresante tanto para ti como para los trabajadores afectados.

 

Lo más probable es que una persona que tenga una resiliencia empresarial baja se agobie y que le resulte difícil gestionar el proceso, lo que a su vez tendrá un impacto negativo en la cultura empresarial y en la moral de los empleados. 

 

Sin embargo, si como profesional de recursos humanos tienes unos niveles de resiliencia altos, te costará menos gestionar los cambios. Al ser capaz de enfrentarte a las incertidumbres con mayor facilidad, tendrás más posibilidades de afrontar cada conversación difícil con empatía y profesionalidad. Así, garantizarás que el proceso se haga de una forma que tenga en cuenta las necesidades de los empleados.

 

¿Quieres descubrir otras tendencias de salud mental empresarial para 2023? Echa un vistazo a este artículo.

 

¿Qué es realmente la resiliencia? 

 

Bien, ya sabemos que la resiliencia en el trabajo es fundamental. Pero ¿qué es lo que implica exactamente? Y ¿cuál es la definición de resiliencia?

 

La resiliencia es una competencia clave que puede desarrollarse y cultivarse, permitiendo a las personas, a los equipos y a las empresas enfrentarse a los altibajos de la vida con mayor facilidad.

 

Cuando escuchamos la palabra «resiliencia», puede que pensemos que equivale a superar las dificultades sin un rasguño. Sin embargo, la resiliencia abarca mucho más. No significa apretar los dientes y simplemente tirar hacia delante cuando las cosas se ponen difíciles, sino que se refiere a nuestra capacidad para gestionar el estrés y para adaptarnos a los cambios a la vez que aprendemos y crecemos gracias a esas experiencias. Es decir, la resiliencia es un concepto multidimensional que va más allá de meramente sobrevivir a la adversidad.

 

Ser resiliente significa ser capaz de enfrentarse a la incertidumbre y gestionarla, asumir nuevos retos y correr riesgos cuando sea necesario. Comprende la regulación emocional, la confianza personal, una mentalidad positiva y una red de apoyos. 

 

¿Qué es la «adversidad» empresarial?

 

Existen muchas formas de adversidad empresarial y el tipo de resiliencia necesario para enfrentarse a ellas varía de una industria a otra. Por ejemplo, en el sector comercial, es probable que los retos de los empleados tengan que ver con las exigencias de los clientes o con unos objetivos de ventas altos, mientras que en la industria informática lo más difícil suelen ser las fechas límite ajustadas y los constantes cambios tecnológicos. 

 

La adversidad también puede venir causada por las circunstancias de la organización, como los problemas a nivel directivo o unos niveles de burocracia excesivos. Quizá suene paradójico, pero hasta los cambios aparentemente positivos pueden provocar adversidad a través del estrés y la presión que generan. Un ejemplo podría ser un ascenso, que conlleva un aumento brusco de las responsabilidades.

 

En una encuesta reciente llevada a cabo por Dale Carnegie Training se señalan las siguientes cinco causas de adversidad como las más comunes: 

 

  1. Workflows/Procesos de trabajo agotadores
  2. Reorganización / cambio de las responsabilidades del puesto
  3. Relaciones difíciles con los compañeros de trabajo
  4. Inestabilidad laboral
  5. Conflicto de valores

 

Además, los grandes cambios a mayor escala tienen un impacto distinto sobre las diferentes industrias. La pandemia del COVID-19 es el ejemplo perfecto. El parón de la industria turística y la hostelería en 2020 provocó una pérdida de empleo y de ingresos sin precedentes.

 

La pandemia también ha tenido un impacto significativo en la industria de los bienes de consumo. Aun así, algunas empresas, como Procter & Gamble (P&G), han sido capaces de adaptarse y de prosperar. Percibieron el aumento en la demanda de productos de limpieza doméstica y de higiene personal y respondieron incrementando la producción e invirtiendo en nuevos productos, como el desinfectante Microban 24.

 

¿Qué ventajas ofrece la resiliencia a nivel individual, grupal y corporativo? 

 

Generar resiliencia en la empresa no aporta solo ventajas individuales. También puede generar una reacción en cadena a nivel de equipo y de empresa (¡y viceversa!).

 

En general, el personal resiliente está mejor equipado para gestionar el estrés, mantener una actitud positiva y adaptarse al cambio. Tener más resiliencia no solo ayuda a las personas a recuperarse de las experiencias difíciles, sino que también les asiste en su crecimiento y en su desarrollo. La consecuencia es una mejora de la satisfacción laboral, una mejor salud mental  y un equilibrio más sano entre la vida laboral y personal. También reduce el riesgo de fatiga laboral y emocional, los problemas de sueño, la baja energía, las dificultades de concentración y el rendimiento deficiente.

 

A nivel de equipo, la resiliencia puede promover la comunicación y la colaboración, mejorar la productividad y ofrecer un mayor sentido de propósito compartido. El resultado potencial es un equipo que rinde mejor, consigue más cosas y alcanza o excede sus objetivos.

 

A nivel organizativo, promover la resiliencia puede incentivar una cultura innovadora que se adapta a los nuevos retos y crea oportunidades de crecimiento. Posibilita una mano de obra más motivada y participativa, reduce las tasas de reemplazo y aumenta la retención de empleados.

 

¿Qué alimenta la resiliencia? 

 

Construir una empresa resiliente es un proceso que requiere contribuciones tanto a nivel individual como a nivel organizativo. ¿Qué pasos pueden dar las empresas para hacerlo realidad?

 

Los expertos han propuesto distintas teorías. 

 

Una teoría de resiliencia empresarial propone que la resiliencia es una cualidad innata que puede estar influida o no por elementos medioambientales. Si así fuera, durante el proceso de contratación las empresas deberían evaluar con atención a los candidatos potenciales para predecir su capacidad de resiliencia. No obstante, si la resiliencia es una cualidad cambiante según el entorno de trabajo en el que nos encontremos, analizar a los candidatos resultaría insuficiente.

 

A lo largo de los años, se ha producido un cambio en el consenso científico hacia la percepción de la resiliencia como un estado que se genera gracias a la combinación de diferentes factores, incluidas las características personales, los valores y las creencias. Pero no solo eso: influyen también factores ambientales relacionados con el entorno de trabajo, como unos recursos laborales adecuados, la seguridad psicológica y unas relaciones fiables.

 

La conclusión es que tiene más sentido centrarse en todos los factores por medio de un enfoque holístico.

 

¿Cómo pueden los líderes aumentar la resiliencia de sus equipos?

 

Los líderes desempeñan un papel esencial a la hora de promover una cultura de resiliencia dentro de sus equipos.

 

Como dice Ken Blanchard, «ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros juntos». Una alta inteligencia social es un componente clave de la resiliencia. Los equipos que le dan prioridad tienden a construir relaciones de confianza y de apoyo y a crear un entorno seguro psicológicamente. Se ha demostrado que ambas cosas incentivan la resiliencia y la efectividad de los equipos.

 

Otra cosa que promueve la resiliencia dentro del equipo son las emociones positivas que se experimentan a través de los vínculos con los demás, cuando sentimos que nos valoran y nos empoderan.

 

A continuación, te contamos algunas maneras concretas de aumentar la resiliencia en los equipos:

 

  • Promueve la comunicación honesta, construye una cultura de empatía e inteligencia emocional, y proporciona oportunidades a los miembros del equipo para que conecten a nivel personal. Así, generarás confianza y establecerás vínculos.
  • Incentiva un sentido de propósito y de significado en el trabajo conectando a los empleados con la misión y visión globales de la empresa. 
  • Favorece la autonomía y el empoderamiento de los empleados delegando en ellos las responsabilidades y la capacidad de tomar decisiones. 
  • Haz que los miembros de tu equipo se sientan valorados mostrándoles tu apreciación y reconocimiento sinceros. Comunica tus expectativas de manera clara y consistente y proprociona comentarios a los empleados sobre su rendimiento para que sientan que controlan la dirección de su trabajo. 

 

 

«Uno de los factores clave para que el comportamiento cambie es la percepción de la eficacia (la creencia de que alguien es capaz de cambiar, la mentalidad de crecimiento), dice el psicólogo Paul Hessels. «Cuando una persona intente algo nuevo, difúndelo y alábalo públicamente. Si alguien fracasa en algo, céntrate en lo que ha aprendido de ese fracaso. Una vez que las personas se dan cuenta de que son capaces de cambiar es más fácil que se produzca ese cambio». 

 

  • Proporciona recursos para la gestión del estrés y para el bienestar mental, como servicios profesionales de salud mental enfocados en las necesidades de los empleados. En OpenUp ofrecemos servicios de terapia preventiva y personalizada bajo demanda. Reserva una demostración gratis aquí

 

 

¿Cómo pueden las empresas crear un entorno que promueva la resiliencia en lugar de socavarla? 

 

En OpenUp, creemos que la resiliencia es un ingrediente clave para el éxito de las empresas.

 

Al implementar las prácticas y políticas organizativas correctas, se favorece una cultura empresarial más resiliente y comprensiva.

 

Pero ¿cómo se construye la resiliencia en el trabajo? A continuación, te damos algunos consejos:

 

  • Ocúpate de los problemas estructurales que contribuyen al estrés y al síndrome de fatiga laboral. Crear una cultura empresarial resiliente requiere algo más que promover la fortaleza mental individual. Hasta a los empleados más resilientes les cuesta sobrellevar los entornos laborales tóxicos y las expectativas poco realistas. En su lugar, crea un entorno que favorezca el bienestar mental y unos hábitos laborales saludables, y corta de raíz las causas de la adversidad laboral, como el mal liderazgo, la falta de equilibrio entre la vida personal y la laboral, y los recursos inadecuados.
  • Acepta la innovación y el cambio. Las organizaciones resilientes son adaptables y capaces de responder a la evolución del mercado y a las necesidades cambiantes del cliente. Asumir los cambios también ayuda a mantenerse a la vanguardia de las tecnologías y tendencias que vayan surgiendo. Es algo particularmente importante en aquellas industrias en constante desarrollo, como el sector tecnológico o el sanitario.
  • Promueve una cultura de aprendizaje. De esa forma, crearás un entorno laboral que valore el crecimiento y la mejora continua. Cuando a las personas les das la oportunidad de aprender nuevas habilidades y de enfrentarse a retos interesantes, las empoderas. Además, al proporcionar oportunidades de crecimiento y desarrollo les demuestras a tus empleados que valoras sus contribuciones y que quieres invertir en su éxito futuro. 

 

Cultivar la resiliencia mediante un enfoque holístico y de larga duración genera una cultura fuerte y adaptable que empodera a los empleados para que prosperen, se atrevan a enfrentarse a los retos y los superen con éxito. 

 

👉🏼 ¿Quieres empezar a mejorar la resiliencia en tu empresa? Reserva una demo