Cómo acompañar a los empleados que no disfrutan de la Navidad

2 Dec ‘22
3 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Eva Rüger
feestdagen

Para muchas personas, las fiestas navideñas son sinónimo de pasar tiempo con la familia, de diversión, comodidad, calidez y sensación de unidad. Pero, por supuesto, hay muchas personas que lo pasan mal en este momento del año. Y no pasa nada por ello, pero es bueno saberlo y enfrentarse a ello de forma consciente.

 

Como en cualquier otro momento del año, siempre hay personas a las que les va fenomenal, mientras que otras están pasando por momentos difíciles. La vida es así. Pero es bueno ser consciente de ello y saber cómo enfrentarse a esta situación. Sobre todo, en momentos en que estas dificultades pueden no resultar tan obvias.

 

No todo el mundo tiene unas « felices fiestas »

 

Es fácil olvidarse de que no todas las personas disfrutan de las fiestas navideñas, sobre todo si a ti te entusiasman. Las razones son variadas:

 

  • Algunas personas se sienten solas en Navidad. No todo el mundo tiene familia o amigos con los que celebrar Navidad y Año Nuevo. Ver que la gente se reúne y que a ti no te incluyen puede agudizar tu soledad.
  • El duelo y la pérdida son más intensos. Cuando nos reunimos con la familia y con los amigos es cuando resulta aún más obvio que faltan algunas personas. Por eso, el duelo y la pérdida suelen ser más difíciles de llevar durante las vacaciones navideñas.
  • Esta sensación de pérdida también puede afectar a aquellas personas que no tienen pareja o niños, a pesar de desearlos. Las personas que se encuentran rodeadas de parejas y de niños en Navidad pueden tener la sensación de que les recuerdan lo que no tienen.
  • Volver a vivir recuerdos de la infancia. Si creciste en una situación familiar desagradable o peligrosa, las fiestas navideñas pueden ser una época difícil.
  • No todas las culturas y religiones celebran Navidad, aunque el significado religioso de la Navidad esté disminuyendo. En origen, la Navidad es una fiesta cristiana. Los budistas también reconocen a Jesús y a veces celebran la Navidad. Los judíos celebran Janucá en torno a noviembre/diciembre. Los musulmanes, por lo general, no celebran la Navidad. Por lo tanto, la expresión «Feliz Navidad» no es aplicable a todo el mundo.
  • Algunas personas prefieren evitar ciertas situaciones o reuniones. Puede deberse a que hayan pasado por una experiencia difícil o incluso traumática con alguna persona en concreto, porque no se acepten sus orígenes o su orientación sexual, o porque se espere ciertas cosas de ellas.
  • Aparecen o se intensifican las preocupaciones económicas. Aunque las fiestas navideñas no tienen que ser necesariamente una época de muchos gastos, para muchas personas sí suelen serlo.
  • Puede resultar abrumador. Por ejemplo, para las personas que sufren de ansiedad social, fatiga, hipersensibilidad a ciertos olores o sonidos, autismo y TOC.
  • Algunas personas trabajan en Navidad. Por ejemplo, los sanitarios y las personas que trabajan en el sector de la hostelería. Para ellos, no siempre es una época divertida.

 

Estas son solo algunas de las razones por las que las Navidades no son una buena época para todo el mundo. Es bueno tenerlo en cuenta para no causar un sufrimiento innecesario a nadie.

 

¿Qué puedes hacer?

 

Lo más importante es ser consciente de que no todas las personas tienen por qué disfrutar de las vacaciones. Así que, cuando te comuniques, no des por hecho que todo el mundo tendrá una «Feliz Navidad», unas «Felices Fiestas» o un « Feliz Año Nuevo ».

 

Piensa bien en lo que dices

 

Presta atención a cómo te expresas cuando saludes a los demás o cuando hables del mes de diciembre. Por ejemplo, tras la expresión «Feliz Navidad» puedes añadir «si la celebras». En los Estados Unidos se utiliza mucho esa expresión. «Disfruta de las vacaciones» es otra opción.

 

No evites el tema

 

Puede que tengas la impresión de que hay personas que no quieren enfrentarse al hecho de que las fiestas y las vacaciones navideñas no siempre son una época feliz. No obstante, expresarlo con palabras es lo mejor que puedes hacer.

 

Dile a los demás que estás pensando en ellos y que les apoyas. Puedes expresárselo en una tarjeta o con un mensaje personal, por ejemplo.

 

Informa a las personas sobre la soledad

 

Puedes sugerir a los empleados lugares a los que acudir para sufrir menos la soledad en Navidad. Por ejemplo, pueden prestarse a ser voluntarios en una casa de acogida para personas sin hogar. O anímalos a que se suban en un tren o en un avión y celebren la Navidad en otro lugar.

 

Deja que los trabajadores elijan sus propios turnos

 

¿Hay que sacar trabajo adelante durante las vacaciones? Si es así, permite que los empleados se presten voluntarios a hacer turnos. Los que no celebren Navidad o prefieran evitarla pueden apuntarse.

 

Pregunta más

 

Pregunta con más frecuencia a los empleados que puedan estar pasándolo mal durante las vacaciones. Por ejemplo, aquellos que hayan perdido a un ser querido, que estén pasando por un divorcio o que se acaben de cambiar de casa.

 

En particular, si conoces a alguien que haya tenido un año duro, es buena idea hacerles saber que los demás están pensando en ellos.

 

Ofréceles apoyo

 

Todas las personas pasan por sus propios retos en este momento del año. Durante las vacaciones, asegúrate de que los empleados sean aún más conscientes de tu colaboración con OpenUp. Si te estresan todas las tareas que se avecinan durante el mes de diciembre o te invade la soledad en Navidad, un psicólogo puede ayudarte a superarlo.