Cómo animar a los directivos a crear una cultura de empresa abierta: 7 consejos de RRHH

25 Sep ‘22
5 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Ida Dommerholt

Muchas organizaciones aspiran a tener una cultura empresarial en la que todas las personas se sientan libres de hablar abiertamente sobre sus retos y experiencias en torno a la salud mental. Para desarrollar una cultura corporativa como esta, es muy importante que los directivos y los líderes de equipo participen de forma activa. ¿Qué puedes hacer como profesional de recursos humanos para animarlos a que se tomen en serio la salud mental, eliminen los tabús y promuevan una cultura empresarial abierta?

 

Las personas en puestos de responsabilidad y los líderes de equipo son los más importantes a la hora de promover una cultura abierta. Hablan a diario con los empleados y sirven de ejemplo al resto de la empresa. En este artículo explicaremos cómo, con ayuda de OpenUp, puedes animarlos a que hablen abiertamente sobre la salud mental.

 

1. Da prioridad a la salud mental de los directivos

 

Si tus directivos no se sienten del todo bien personalmente, no puedes esperar que se dediquen en cuerpo y alma a la salud mental de los empleados. Por eso, tu prioridad debe ser cuidar de la salud mental de los directivos. 

 

Los psicólogos de OpenUp te dan tres principios para conseguirlo:  

 

Usa criterios adecuados para los ascensos a puestos de responsabilidad. Ascender a las personas que mejor rinden a puestos de responsabilidad, aunque carezcan de las habilidades de liderazgo necesarias, es un error común. Que una persona rinda mucho no significa que sea buen líder. De hecho, a las personas con un alto rendimiento se les suele dar peor delegar porque prefieren encargarse de las tareas ellas mismas.

 

Deja que los miembros del equipo den su opinión a la hora de contratar a responsables que vengan de fuera de la empresa. Por ejemplo, haz que participen en una de las rondas de selección. Una buena relación entre el responsable de un equipo y sus miembros es esencial para una relación de trabajo satisfactoria. Y, esto, a su vez, es imprescindible para tener una buena salud mental. 

 

Deja que los nuevos responsables tomen decisiones de inmediato. La autonomía y la salud mental van de la mano. 

 

Adopta una política de puertas abiertas en el departamento de recursos humanos. Deja claro a los directivos que el departamento de recursos humanos siempre está dispuesto a ayudarlos si tienen problemas de salud mental. O, mejor todavía, si aún no los tienen, pero los ven venir, pues prevenir es mejor que curar.

 

Acceso fácil y anónimo a psicólogos certificados. Además, facilita el acceso de los directivos a las sesiones individuales con los psicólogos, que pueden estar ahí para prestarles apoyo en situaciones personales y laborales. No importa que sea en una ocasión concreta o de manera regular, y que se trate de asuntos grandes o pequeños. Con OpenUp, los empleados tienen acceso a sesiones individuales y grupales, y a ejercicios de mindfulness las 24 horas, disponibles en 17 idiomas. 

 

2. Haz que los directivos y los líderes de equipo participen en las conversaciones sobre vuestra cultura empresarial 

 

Como responsable de recursos humanos, la salud mental de los empleados es una de tus prioridades. En el caso de los directivos y de los líderes de equipo, no tiene por qué serlo. Por eso, debes invitarles a conversar acerca de la creación de una cultura empresarial abierta en que los empleados puedan hablar libremente de los retos de su salud mental. 

 Juntos, podéis desarrollar un plan accesible que no solo sea relevante, sino también factible y efectivo para los directivos y para los líderes de equipo. Involucrándolos de esta manera, aumentarás las posibilidades de que pongan en práctica las estrategias diseñadas.

 

 

 3. Crea una guía de salud mental

 

Diseña tu plan por medio de la elaboración de una guía. En ella, anota la cultura de salud mental que tienes en mente, y cómo quieres alcanzarla. Ten cuidado con establecer objetivos cuantitativos, pues este tema no siempre se presta a ello.

 

 «Disminuir el número de personas con síntomas de fatiga laboral» o «disminuir las ausencias relacionadas con la salud mental» son grandes objetivos, pero las cifras no son tan importantes como las personas.

 

En esta guía debes sugerir también lo que los directivos y los líderes de equipo pueden hacer para empezar a hablar de la salud mental con los empleados (y seguir fomentando esa conversación). Por ejemplo, siendo honestos sobre su propia salud mental.

 

 4. Formación para directivos: reconocer y enfrentarse a los retos

 

Uno de los obstáculos más significativos para los directivos y para los líderes de equipo a la hora de enfrentarse a la salud mental de los empleados es la falta de las habilidades necesarias para hacerlo. Después de todo, no son psicólogos. 

¿Cómo van a identificar a un empleado con problemas? Y ¿cómo pueden hablar de ello con esa persona? ¿Qué términos deben usar para describir los retos de salud mental y cuáles deben evitar?  

Crear una buena cultura conversacional puede ser todo un reto. En OpenUp, ayudamos a tu empresa mediante nuestros psicólogos, que comparten sus conocimientos sobre comunicación y relaciones. Obtén más información aquí.

 

 

  5. Anima a los responsables y a los miembros del equipo a abrirse sobre su salud mental  

 

Si quieres tener una cultura empresarial transparente donde los empleados se sientan cómodos hablando de su salud mental, necesitas responsables que también lo hagan, pues es fundamental dar ejemplo. 

 

Esto puede conseguirse de dos maneras: 

 

  1.     Practicándolo cada día: Anima a los directivos a que hagan de la salud mental una parte habitual de las reuniones de equipo. Pueden empezar por hablar ellos mismos de sus problemas. No tienen por qué ser grandes dificultades, puede ser, por ejemplo: «Ayer dormí mal, así que no hoy no estoy tan espabilado como de costumbre» o «Este nuevo cliente me estresa porque es muy exigente».
  2.     En grandes eventos: Si un responsable o un líder de equipo tienen problemas de salud mental, valora que se sepa dentro de la organización. Al hacerlo, romperás los tabús y demostrarás a los empleados que no hay nada de lo que avergonzarse.

 

Hablamos de ello con Mark de Lange, fundador de Ace & Tate: «En Ace & Tate siempre hemos sido bastante abiertos. Aunque yo mismo lo encuentro difícil a veces, como fundador intento ser especialmente accesible, por ejemplo, hablando con un psicólogo y compartiendo estas conversaciones con los empleados. De esa forma, muestro que yo también me enfrento a ciertos retos y que quiero animar a otros a compartir también los suyos».

 

 6. Da ejemplo

 

Ya hemos dicho que hay que dar ejemplo, ¿verdad? A los empleados deben darles ejemplo los directivos y los líderes de equipo, y tú debes dárselo a ellos. Si les pides que se abran, asegúrate de hacerlo también tú.

 

Lo puedes llevar a la práctica a diario, durante una reunión, en el almuerzo o en eventos de equipo organizados por recursos humanos.

 

John Shook, el primer directivo americano de la marca japonesa Toyota, desarrolló un modelo premiado que pone énfasis en ello. Aunque tradicionalmente se piense que primero hay que cambiar la cultura y las ideas de las personas para después cambiar su comportamiento, Shook demuestra que en realidad es al revés: cambia primero el comportamiento de las personas y cambiarás sus ideas y la cultura de empresa.

 

 

 7. Crea un grupo de personas abiertas dentro del equipo directivo

 

Si quieres animar a que los directivos y los líderes de equipo creen un ambiente abierto en lo que se refiere a la salud mental, te ayudará tener un grupo «de avanzadilla». Deja que ellos descubran por qué es importante abrirse, pero también las dificultades que conlleva. Después, pueden compartir sus éxitos y las lecciones que han aprendido. No pasa nada por cometer errores, todo el mundo puede aprender de ellos. De esta forma, inspirarán al resto del equipo directivo a hacer lo mismo. 

 

Utilizando estos consejos, puedes conseguir que tus directivos y tus responsables de equipo se unan a tu misión de crear un entorno seguro en el que los empleados se sientan libres de hablar sobre su salud mental.