Conciliación familiar: 7 consejos para apoyar a los trabajadores con hijos

5 Dec ‘22
5 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Jan Helder
support working parents

¿Cuántas reuniones virtuales se vieron cómicamente interrumpidas durante la pandemia porque de repente apareció un niño pequeño en pantalla? Durante ese tiempo, muchas empresas mostraron una mayor tolerancia con los trabajadores con hijos, ofreciéndoles un horario flexible y más días libres, y ejerciendo una mejor comunicación con ellos, entre otras cosas.

 

No obstante, según la Harvard Business Review, a pesar de lo necesario que es seguir siendo flexibles, la mayoría de las empresas han dejado de ofrecer estas facilidades a los trabajadores con hijos.

 

El psicólogo Jan Helder explica los retos a los que se enfrentan estos trabajadores y la mejor forma de apoyarlos.

 

Retos de los trabajadores con hijos

 

El primer paso para apoyar a los trabajadores con hijos en el lugar de trabajo es entender los retos a los que se enfrentan. Y solo hay una forma de hacerlo: preguntándoles a ellos.

 

«En nuestras sesiones, solemos hablar con los trabajadores con hijos de su situación en casa y en el trabajo, y de los retos a los que se enfrentan en su vida diaria», explica Jan. «Hay una serie de temas que suelen surgir constantemente». Son los siguientes:

 

1. Equilibrio entre la vida laboral y profesional (o, más bien, desequilibrio)

 

Conseguir un equilibrio entre las tareas del hogar y las del trabajo resulta tremendamente difícil para los trabajadores con hijos. Los horarios de los colegios no siempre coinciden con los de las oficinas y viceversa. Además, es obvio que un niño pequeño no tiene en cuenta el horario laboral ni que tengas que entregar algo urgentemente.

 

Por eso, los trabajadores con hijos suelen ser menos flexibles que otros empleados. Hacer un turno extra, quedarse a terminar el trabajo en una emergencia o cumplir con una fecha de entrega ajustada se vuelve más difícil. A menudo, para los trabajadores con hijos pequeños no es posible trabajar horas extra.

 

 2. Estereotipos, juicios de valor y culpabilidad

 

Con frecuencia, papás y mamás tienen que enfrentarse a los estereotipos y a los juicios de valor de los demás. Tomes la decisión que tomes, siempre hay alguien dispuesto a criticarte.

 

Si eliges no trabajar menos porque quieres dedicarle tiempo y atención a tu carrera, dirán que no prestas suficiente atención a tus hijos.

 

Si reduces tus horas a una jornada parcial para prestarles más atención, dirán que no aportas suficiente a la sociedad, que no tienes suficiente ambición o, si eres mujer, que contribuyes a la desigualdad de género.

 

Son los mismos juicios a los que especialmente las madres trabajadoras se someten a sí mismas. Cuando tienen mucho trabajo, suelen sentirse culpables por no estar con sus hijos. 

 

 3. Fatiga

 

Tener un trabajo es agotador, pero tener un trabajo e hijos lo es aún más.

 

En los primeros meses o años tras el nacimiento de los hijos, muchos progenitores no pueden descansar la mayoría de las noches. Aun cuando los niños suelen dormir bien, se necesita mucha energía para llevar una casa y educar a los hijos.

 

Cuando se tienen muchas cosas de las que ocuparse, lo primero que se descuida es el descanso, la relajación y el tiempo de cuidado personal. Por eso, los trabajadores con hijos tienen más probabilidades de sufrir burnout.

 

 4. Oportunidades de crecimiento

 

La idea de cambiarse de carrera suele resultar menos atractiva conforme se cumplen años. Las transiciones de este tipo suelen ir acompañadas de cambios, de nuevas tareas, y de la necesidad de aprender y de hacer ajustes. Todo eso requiere tiempo, atención y energía, tres cosas de las que los trabajadores con hijos carecen temporalmente, tengan la ambición que tengan.

 

Pero lo contrario también es cierto. Las empresas suelen asumir que, como acabas de tener hijos, no tienes ni el tiempo ni la atención necesarios para ocuparte de una mayor cantidad de tareas o para asumir, por ejemplo, un nuevo puesto de dirección porque tienes que ocuparte de tu familia. En según qué empresas, esto puede limitar tus oportunidades de ascender.

 

Cómo apoyar a los trabajadores con hijos

 

¡Hora de pasar a la acción! Según los psicólogos de OpenUp, estas son las formas en que puedes ocuparte de los retos que experimentan los trabajadores con hijos:

 

Comunícate con ellos 

 

Si quieres evitar que los trabajadores con hijos sufran fatiga laboral, es importante que hables con ellos. Los progenitores necesitan sentir que pueden hablar de sus retos en el trabajo. Una cultura abierta y empática en la que se pueda conversar con los jefes y con los profesionales de los recursos humanos sin miedo a ser juzgados ayuda a conseguirlo.

 

Indica a los trabajadores con hijos adónde acudir cuando les preocupe su trabajo o su bienestar. Además, asegúrate de mantener un contacto constante a través de:

 

  • Conversaciones individuales frecuentes entre los empleados y sus jefes o líderes de equipo
  • Mensajes a través de una aplicación o del correo electrónico a los empleados, o llamadas para preguntarles si todo sigue bien
  • Reuniones periódicas de carácter más formal para hablar de la viabilidad de los horarios

 

Sé flexible en cuanto a cuándo y a dónde trabajan

 

Las vidas de los trabajadores con hijos son impredecibles. Sé flexible si tus empleados necesitan hacer un cambio de último minuto: tomarse un día libre más, trabajar desde casa, marcharse una hora antes o cogerse unas vacaciones improvisadas para recargar las pilas. Confía en las decisiones que tomen tus trabajadores en este sentido.

 

Favorece el trabajo asíncrono

 

En algunas organizaciones, no importa si trabajas de 9 a 5 o de 7 de la mañana a ocho de la tarde con varias horas de pausa en el medio para pasar tiempo con tus hijos. Lo único que importa es que acabes el trabajo y que estés presente físicamente en los casos necesarios.

 

Al favorecer el trabajo asíncrono, ayudas a los trabajadores con hijos a conseguir un mejor equilibrio entre sus tareas familiares y laborales. De esta forma, tendrán más control sobre su tiempo.  

 

Ofrece apoyo profesional 

 

Puesto que los trabajadores con hijos no disponen de mucho tiempo para sí mismos, debes apoyarles de la forma más cercana y accesible posible. A través de OpenUp, los empleados pueden, por ejemplo, reservar por internet una consulta con un psicólogo en un margen de 48 horas, practicar el mindfulness (en grupo o con un terapeuta) y participar en sesiones de grupo sobre salud mental.

 

Crea una cultura que apoye a los progenitores

 

Lo último que quieres es que los trabajadores con hijos se sientan culpables de su situación en el lugar de trabajo, o que intenten esconder su estatus por temor a que dañe su carrera. Este fenómeno se conoce como « progenitores secretos »

 

Celebra los embarazos, los nacimientos y otros momentos importantes en la vida de los trabajadores con hijos. Por ejemplo, puedes comprarles una tarjeta y un detalle, o tener otro gesto apropiado con ellos. Así, demostrarás a los trabajadores que ya tienen hijos y a los que quieran tenerlos que les apoyas. 

 

No restrinjas las oportunidades de crecimiento

 

Los trabajadores que acaban de tener hijos tienen menos oportunidades de crecimiento. A veces, las empresas asumen que no pueden ocuparse de grandes proyectos o tener más responsabilidades a la vez que cuidan de su familia.

 

Para superar este tipo de prejuicios, decide a quién ascender en base a datos objetivos, no a intuiciones generales. Por ejemplo, alguien que lleva trabajando dos años en tu organización y ha hecho varios cursos de formación, y al que su líder de equipo ha dado al menos un siete en ciertos indicadores de rendimiento, debe optar a un ascenso.

 

Asegúrate de que las sesiones de formación tengan lugar durante las horas de trabajo para no excluir a los trabajadores con hijos.

 

Lo mismo es aplicable a las actividades sociales. No excluyas a los trabajadores con hijos organizando estas actividades solo por las noches o los fines de semana.

 

Crea una cultura más empática con el padre

 

A las mujeres se les pregunta más a menudo que a los hombres cuántas horas quieren trabajar tras el nacimiento su bebé. Para mantener la igualdad entre hombres y mujeres, debes hacerles esta pregunta a ambos progenitores. 

 

Apoya tanto a los padres como a las madres: no solo tratándolos de la misma forma y haciéndoles las mismas preguntas acerca de sus expectativas sobre vuestro lugar de trabajo, sino también ofreciéndoles jornadas laborales y lugares de trabajo flexibles, trabajo asíncrono, las mismas oportunidades de desarrollo y apoyo psicológico profesional.

 

Gracias a estos consejos, facilitarás que los trabajadores con hijos combinen sus tareas laborales y familiares.

¿Quieres saber más sobre cómo puedes apoyar a los trabajadores con hijos? 👉🏼 Reserva una demostración gratuita