Un buen onboarding es clave para un excelente comienzo

15 Feb ‘23
3 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Judith Klenter
onboarding

Un buen onboarding es clave para un excelente comienzo y garantiza que los nuevos empleados empiecen con buen pie en la empresa. Les aporta seguridad y disminuye las probabilidades de que renuncien. Además, a ti te hace destacar como empresa. Incorporar bien a los nuevos miembros del equipo es clave. A pesar de ello, a este proceso no se le da la importancia que merece. ¡Gran error! Es hora de cambiar.

 

¿Por qué es tan importante un buen onboarding para tu organización y para tus nuevos empleados?

 

1. Crea un entorno seguro

 

Empezar un trabajo nuevo suele ser estresante, ya sea porque es el primer trabajo tras la universidad, o porque se cambia de una empresa a otra. Un buen proceso de incorporación elimina parte de la presión que acompaña a ese momento.

 

Eso es importante, porque más del 70 % de los jóvenes dicen haber sufrido un shock después de cambiar de trabajo ya que la empresa o el puesto no eran lo que esperaban.

 

Las personas necesitan una cultura corporativa en la que se sientan apoyadas, respetadas, escuchadas y competentes. Si los empleados se sienten así desde el primer momento, eso se refleja en su rendimiento, porque las personas que se sienten seguras rinden mejor. Y eso empieza por un buen onboarding. 

 

2. Previene los retos vinculados a la salud mental

 

Prevenir es mejor (y más fácil) que curar. Por eso, debes pensar en la salud mental de los empleados de manera integral y centrarte en el tema desde el momento en que se incorporan a la empresa.

 

Al introducir la salud mental desde el principio, dejas claro que es bueno y normal hablar abiertamente de cualquier reto o preocupación. De esa forma, es más probable que los empleados pidan ayuda cuando estén estresados, tengan demasiado trabajo, les falte motivación o experimenten otros retos de salud mental.

 

Asegúrate de informar a los empleados de las herramientas a su disposición, como un terapeuta o las sesiones con los psicólogos de OpenUp. Además, déjales claro que tu puerta siempre está abierta.

 

3. Facilita las cosas a los empleados actuales

 

Si tu organización no ofrece un buen onboarding, otra persona tendrá que hacer ese trabajo, normalmente uno de tus empleados. Puede que, sin darte cuenta, les estés imponiendo una carga.

 

Eso es contraproducente, porque lo más probable es que esos empleados ya estuvieran bajo suficiente presión. El 20 % de los empleados experimenta un estrés excesivo varias veces a la semana. Dentro de este grupo, al 65 % le afecta al sueño y el 47 % sufre ansiedad. Como resultado, se concentran peor, producen menos y tienen más ausencias por enfermedad.

 

La consecuencia es una pérdida de 35,6 días productivos por empleado y año. Facilítale las cosas a tus empleados actuales y no les responsabilices del onboarding.

 

4. Crea vínculos más fuertes entre los compañeros de trabajo

 

La amistad y unos vínculos sólidos entre compañeros de trabajo son dos de los componentes más importantes de una cultura corporativa agradable. Por eso, un buen onboarding no se centra solo en el contenido del puesto, sino que también hace hincapié en las relaciones entre los compañeros de trabajo.

 

Una forma de hacerlo es garantizar que el nuevo empleado tenga muchas reuniones informales con sus compañeros tanto de su propio equipo como de otros, además de con diferentes niveles de la organización.

 

Valora también implementar un programa de mentoría que vincule a los nuevos trabajadores con otros compañeros experimentados, además de programas para facilitar las conexiones sociales, en que se les ponga en contacto con un compañero de su edad.

 

Gracias a su mentor o amigo, los nuevos empleados podrán hablar de las dificultades que encuentren en un entorno seguro.

 

5. Hace que las personas sean conscientes de los recursos disponibles

 

Todas las personas se enfrentan a retos de salud mental, ya sean grandes o pequeños. Para evitar que un problema pequeño se convierta en grande (y que, potencialmente, eso provoque que la persona se ausente por enfermedad o incluso renuncie), todo el mundo debe saber dónde acudir para hablar de estos temas.

 

Si ofreces acceso a un programa de salud mental como OpenUp, debes detallar claramente cómo funciona. Explica que se puede contactar con un psicólogo certificado en cualquier momento sin necesidad de comunicárselo al jefe o a recursos humanos, y que se hable de lo que se hable durante la sesión nunca se le comunicará a la empresa.

 

Lo mejor es que nosotros te ayudaremos a comunicar ese mensaje internamente.

 

6. Te ayuda a ahorrar indirectamente en costes de contratación

 

Tus mejores embajadores son tus empleados. Los empleados satisfechos hablan bien de ti en las redes sociales (y en sitios como Glassdoor), y le cuentan al mundo lo bueno que es su entorno de trabajo. Y eso hace que sea más fácil atraer nuevo talento.

 

Por tanto, la primera impresión que se lleven de su nuevo lugar de trabajo es importante. Es más probable que la gente les pregunte «Qué tal tu primera semana en el trabajo?» que «¿Qué tal tu primer año?». Una buena impresión equivale a una buena publicidad.

 

Es más, hay menos probabilidades de que los nuevos empleados se vayan rápido de la organización si han tenido un buen comienzo. Y eso, a su vez, ayuda a que te ahorres los elevados costes de volver a contratar.

 

7. Aumenta la motivación

 

Es fundamental que dentro de un buen onboarding expliques lo que la organización espera del nuevo empleado (y viceversa) y por qué es importante.

 

Además, debes explicar la misión de la organización, sus valores y motivaciones, y hacer que el nuevo empleado se sienta parte de ellos. Sentir que están contribuyendo a un objetivo mayor (y más importante) aumentará su motivación y su productividad.

 

Pero ¿cómo puede hacerlo de manera virtual?

 

Ahora que el trabajo remoto e híbrido está cada vez más extendido, te habrás dado cuenta de que los onboardings virtuales son más frecuentes. Esta situación genera distintos retos:

 

  1. Es difícil para los empleados hacer preguntas durante el proceso.
  2. Es más difícil comprobar que toda la información está siendo transmitida de manera correcta.
  3. Los nuevos empleados tardan más en establecer vínculos con los demás.
  4. Si solo absorbes información a través de una pantalla, al final te invade el agotamiento y el agobio.
  5. Es más difícil incorporar una actividad relajante entre medias.
  6. Es más difícil transmitir las emociones y el lenguaje corporal a través de una pantalla, y eso aumenta las posibilidades de que no te comprendan o de que te malinterpreten.

 

«Trabajar desde casa es como estar en una relación a larga distancia. Si no existen una preocupación y un afecto auténticos, además de una razón profunda para ser resilientes, la relación se vendrá abajo».

– Kunal Shah, fundador de CRED

 

Un buen onboarding también es posible de manera virtual

 

Aunque el empleado trabaje de manera remota, recomendamos una reunión física antes del onboarding. ¿Es totalmente imposible? En ese caso, los siguientes consejos pueden serte útiles:

 

  1. Prepara bien a los empleados. Mándales un plan por adelantado con un pequeño resumen del contenido de la reunión. De esta forma, pueden pensar en cualquier pregunta que tengan. 
  2. Prueba el equipo técnico antes y pídele a los participantes que también lo hagan. De esta forma no perderás tiempo intentando arreglar las cámaras y los micrófonos que no funcionen bien durante la sesión, o tratando de que se abra la presentación.
  3. Envíales un pack de bienvenida físico lleno de cosas útiles y divertidas. Puede incluir un cuaderno, un boli, snacks saludables para comer durante el día o incluso documentos útiles, además de cualquier material que necesiten para participar en los juegos que puedan tener lugar durante la incorporación.
  4. Pídeles su opinión constantemente para poder ajustar el proceso y los contenidos a medida que avanzas. 

Si un empleado empieza bien en la empresa, ya tienes la mitad de la batalla ganada. Ahora ya sabes porque un buen onboarding es clave para un excelente comienzo y hará que los empleados se sientan bienvenidos, valorados y seguros, y que puedan ponerse a trabajar llenos de confianza y motivación.

 

👉 En OpenUp somos expertos en crear un entorno seguro que mantiene a los empleados motivados. Descubre lo que podemos hacer por ti.