Vivir sin prisa: Tips de auto-cuidado para este verano

4 Jul ‘23
3 min
Hábitos saludables
Niamh Pardi
Gecontroleerd door Psicólogo/a Lili Thoelen
This image show

¿Alguna vez te sientes saturado por las exigencias de la vida? Justo cuando tachas una tarea de tu lista, aparece otra.

 

Irónicamente, los momentos más ajetreados de la vida son también los momentos en los que necesitamos centrarnos en bajar de ritmo. De hecho, vivir más despacio puede ser exactamente lo que te ayude a recalibrar y centrarte en lo que es más importante.

 

Ralentizar y realinear tu vida con tus valores es también un componente esencial del bienestar mental, pero lo que eso conlleva es diferente para cada persona; no existe una “talla única” en lo que se refiere al autocuidado. Dicho esto, exploremos el concepto de vivir sin prisa y examinemos algunos consejos prácticos de autocuidado para el verano.

 

¿Qué significa slow life (vivir despacio)? 

 

La vida sin prisa, o la vida despacio, conocida en inglés como “slow life“, es un estilo de vida que te permite vivir más consciente y en consonancia con tus valores y dedicar tiempo al autocuidado. A pesar de lo que muchas personas piensan, la vida sin prisa no significa abandonar todas tus responsabilidades y relajarte todo el día. Al contrario, se centra en hacer las cosas a la velocidad adecuada.

 

En otras palabras, el movimiento slow life se centra en la calidad por encima de la cantidad. En lugar de ir deprisa por la vida con el piloto automático, te anima a ir más despacio y tomarte tiempo para incorporar el autocuidado a tu vida.

 

La vida sin prisa también rechaza la idea de que para tener éxito hay que estar constantemente ocupado. Sí, la productividad es importante, pero es igualmente importante dar un paso atrás y dejar espacio para la reflexión y la relajación. Cuando te tomes tiempo para hacerlo, también crearás la oportunidad de centrarte en dar prioridad a tu bienestar mental.

 

Vivir despacio significa vivir mejor, en lugar de más deprisa.

 

¿Cómo empezó el movimiento de “slow life”? 

 

Aunque la vida sin prisa pueda parecer un movimiento nuevo, sus inicios se remontan a la Italia de los años 80, cuando un grupo de activistas formó Slow Food, un movimiento que defiende las tradiciones alimentarias regionales. En la actualidad, el movimiento slow food sigue protegiendo las tradiciones gastronómicas, aboga por una remuneración justa para los productores, fomenta el disfrute de alimentos de buena calidad y promueve actividades en torno a la vida sin prisa y la sostenibilidad.

 

Más tarde, en 2004, el autor y conferenciante Carl Honoré contribuyó a popularizar el concepto de vida lenta con su libro “Elogio a la lentitud”. Honoré exploró cómo Slow Food desencadenó un movimiento de vida lenta más amplio, aplicándose ahora “slow” a otros aspectos de la vida, como el trabajo y el ocio.

 

Sin embargo, el interés por este movimiento alcanzó su punto álgido en 2020. El estrés de la pandemia del covid-19 hizo que muchas personas se replantearan su estilo de vida y se centraran en lo que realmente les importaba. De hecho, Google informó de un aumento del 4 % en el número de vídeos de YouTube titulados “vida lenta” en 2020 en comparación con 2019.

 

Aunque muchos de estos vídeos muestran un estilo de vida idílico que dista mucho de la realidad de la mayoría, el creciente interés por este tipo de contenido ilustra el deseo de volver a conectar con nuestras aficiones, con la naturaleza y con nosotros mismos.

 

 

Cómo vivir más despacio este verano 

 

El autocuidado se describe a menudo como “haz esta cosa y no volverás a sentirte estresado”. Irónicamente, esto puede llevar a que el autocuidado se convierta en otra casilla que marcar en nuestra lista de tareas pendientes, estresándonos aún más.

 

Si te acercas al autocuidado con la intención de no sentirte estresado, puede que te decepciones. 

 

En lugar de eso, céntrate en la intención: intenta llevar una vida sin prisa cuando quieras vivir con más atención. Tómate tu tiempo para pensar en lo que valoras, como parte de lo que eres o quieres ser, en lugar de algo que “debes hacer” para librarte de la ansiedad o de patrones de pensamiento negativos.

 

Teniendo esto en cuenta, veamos un enfoque más suave de la vida despacio y el autocuidado para el verano. El cambio de ritmo que nos trae el verano puede convertirlo en el momento adecuado para adoptar una vida más lenta y encontrar los mejores consejos de autocuidado que te ayuden a llevar una vida equilibrada.

 

Para poder cuidarnos adecuadamente, primero tenemos que comprender lo que necesitamos.

 

Pero, ¿cómo sabes lo que necesitas en este momento? Te aconsejamos que pruebes el método RAIN (Recognise, Allow, Investigate, and Nurture. En español: Reconocer, Aceptar, Investigar y Nutrir) para ayudarte a decidir lo que tu cuerpo y tu mente intentan decirte.

 

– Reconoce lo que necesitas: En este paso, sintoniza con el momento presente y piensa en lo que necesitas.
– Acepta tus emociones: A continuación, simplemente observa tus emociones con total aceptación. Sin intentar cambiarlas, ni juzgarlas, ni hacer nada al respecto.
– Investiga cómo te sientes: Observa el sentimiento que te aflora; ¿qué te está diciendo, adónde intenta llevarte?
– Nutre tus emociones: Piensa en lo más nutritivo que puedes hacer por ti en el momento presente.

 

Antes de elegir la mejor actividad de autocuidado para ti, valora si tu motivación es intrínseca o extrínseca.

 

La motivación intrínseca procede de tu interior y a menudo no requiere más recompensa que la realización del propio acto. Por otro lado, la motivación extrínseca procede de algún lugar exterior, por ejemplo: porque alguien te lo ha aconsejado o porque crees que así conseguirás alguna recompensa, pero no porque disfrutes haciéndolo.

 

Aunque necesitamos ambas formas de motivación en nuestra vida, el cuidado de uno mismo tiene que venir de dentro. La motivación extrínseca a menudo se parece a ”Tengo que hacer esto, por otra persona”, ”Tengo que hacer esto, o de lo contrario ocurrirá algo malo”. En cambio, cuando se trata del autocuidado, céntrate en la motivación intrínseca: “Quiero hacer esto porque me gusta y me sienta bien”.

 

Ahora que hemos visto algunos pasos preliminares que hay que dar antes de dedicarse a la vida sin prisa y al autocuidado, veamos algunos consejos prácticos.

 

Recuerda que tu práctica de autocuidado puede ser distinta a las sugerencias que te ofrecemos a continuación y que eso es totalmente lícito.

 

La mejor forma de realentizar tu vida tiene que ser descubierta por ti

 

  • Tómate un tiempo para mimarte, sea lo que sea lo que esto signifique para ti: Las redes sociales a menudo describen el autocuidado como darse un masaje, disfrutar de un día de spa, comer en un restaurante elegante o comprarse flores. Sin embargo, estas actividades pueden ser caras y no estar al alcance de todo el mundo. En lugar de fijarte en las influencias externas, piensa en cómo te gusta cuidarte a ti mismo. Tal vez se trate de una actividad más sencilla, como dar un paseo o quedar con un amigo para tomar un café.

 

  • Intenta mantener un estilo de vida saludable: Mantener un estilo de vida sano y el autocuidado van de la mano. Esto se debe a que hábitos como una buena alimentación, un sueño adecuado y el ejercicio constante nos ayudan a vivir más felices y sanos. Un estilo de vida saludable también puede ayudarnos durante nuestros periodos más ajetreados. ¿Te espera una agenda repleta de trabajo? Prueba a dar un paseo o hacer algunos estiramientos de yoga por la mañana y verás cómo se disparan tu concentración y tu productividad.

 

  • No hacer nada: La frase italiana “Dolce far Niente” se traduce como “la dulzura de no hacer nada”. No hacer nada puede parecer un lujo al alcance de unos pocos afortunados, pero con la práctica adecuada, podemos cultivar algunos momentos de simple ser en nuestras vidas. Dedica un rato de tu día a ”estar” en el momento presente, aunque sólo dispongas de un par de minutos.

 

  • Tómate tiempo para apreciar las pequeñas cosas de la vida: ¿Con qué frecuencia nos encontramos deseando lo siguiente: el próximo ascenso, aumento de sueldo, vacaciones o nueva posesión material? Cuando nos tomamos un tiempo para abrazar la vida despacio, podemos dar un paso atrás del consumo excesivo y apreciar lo que tenemos en el momento presente. Apreciar las pequeñas cosas puede consistir en disfrutar de un paseo, de una comida casera o de una puesta de sol con un ser querido.

 

  • Practica Mindfulness: Atención plena, una técnica que puedes aprender y que consiste en darte cuenta de lo que ocurre en el momento presente, es la clave de la vida sin prisa. Consiste en vivir el momento presente, con el objetivo de dejar de preocuparse por el futuro o de pensar en el pasado. Dedicar unos momentos de tu día a practicar mindfulness puede ayudarte a vivir una vida más lenta y feliz. ¿Listo para practicar? Prueba nuestra Meditación Mindfulness para recargarte de energía positiva. 

 

  • Tómate un descanso de la tecnología: Aunque desconectar completamente de la tecnología no es posible para la mayoría de la gente, hay formas eficaces de reducir tu consumo de tecnología. Haciendo pausas regulares a lo largo del día y desconectándote de las pantallas, puedes reducir el estrés y aumentar el bienestar mental general. ¿Quieres hacer una pausa? Prueba nuestra Meditación corta para descansar de las pantallas. 

 

  • Pasa más tiempo en la naturaleza: Tanto si sólo tienes tiempo para dar un paseo rápido por el parque como si quieres pasarte el día de excursión, la exposición a la naturaleza puede ayudarte a llevar una vida más lenta y saludable. Según una investigación de la Asociación Americana de Psicología, el tiempo pasado en la naturaleza está relacionado con una mejora de la atención, una disminución del estrés, un mejor estado de ánimo e incluso un aumento de la empatía y la cooperación.

 

Si eres de los que pasas veranos ajetreados, tomarte un tiempo para bajar el ritmo y centrarte en el autocuidado te ayudará a hacer frente a las exigencias de la vida. Aunque existen muchas tendencias de autocuidado en el mundo actual, encontrar las mejores para ti es algo profundamente personal. Sea cual sea el consejo de autocuidado que elijas, esperamos que te ayude a mejorar tu bienestar mental y a afrontar los factores estresantes de la vida con mayor eficacia.

 

¿Quieres vivir más en el momento presente?

 

 👉 Prueba una de nuestras sesiones grupales de Mindfulness a través de Spaces to OpenUp.

¿Cómo te podemos ayudar en OpenUp?

Spaces

Sesiones grupales interactivas y masterclases para compartir tus experiencias y aprender consejos prácticos.

Reserva Space
Sesiones 1:1

Acceso fácil a sesiones online y chats con psicólogos certificados, cuando y donde quieras.

Reserva una sesión
Recursos de autoayuda

Cursos online y materiales de auto-cuidado para fortalecer tu salud mental a tu propio ritmo.

Ve más