Cómo vivir según tus valores (y, de paso, conocerte mejor)

25 Oct ‘21
5 min
Propósito vital
Lisanne van Marrewijk
Gecontroleerd door Psicólogo/a Jennifer Maurer
¿Alguna vez has sentido el peso de la indecisión, como si tuvieras que elegir qué camino tomar y ninguno te llamara particularmente la atención? O a la inversa: que todas las opciones parecieran buenas, pero no supieras decidirte por la mejor. Quizá la vida que tienes no te satisface, pero no sabes cómo remediarlo. ¿Qué decisiones te convienen? ¿Qué es lo que de verdad te importa y te hace feliz?

 

¿Qué es lo que de verdad me importa?

 

No eres la única persona que se pregunta algo parecido. En algún momento de su vida, casi todo el mundo acaba cuestionándose si están haciendo lo correcto. A veces, la duda surge porque una parte concreta de tu vida podría ir mejor (puede que acabes de salir de una relación o que ya no te sientas a gusto en el trabajo). Otras veces, es la mera curiosidad la que hace que te plantees estas cosas.

 

Aunque el proceso de después no sea un camino de rosas, es muy positivo que te surjan estas preguntas y que tengas la oportunidad de conocerte un poco mejor gracias a ellas.

 

«Si das más peso a tus intenciones, te resultará más obvio lo que quieres y lo que no te conviene tanto», explica psicóloga Jasmijn Eerenberg. «Si tienes claro tus valores y lo que de verdad te importa, tomarás mejores decisiones en la vida. Y eso genera satisfacción».

 

Una tarea para toda la vida

 

«Lo cierto es que una sola sesión con un psicólogo o pasarse la mañana reflexionando no siempre es suficiente para descubrir lo que realmente te importa y cuáles son tus valores. La verdad es que eso lleva una vida entera» continúa Jasmijn. Así que no te castigues si no sabes lo que quieres de inmediato. Estas cosas lleva su tiempo moldearlas y hacerlas realidad.

 

Otra cosa importante es que, a veces, tu vida cambiará de rumbo. A lo mejor hace cinco años te encantaba la idea de hacer tu vida en el extranjero y ahora ya no te apetece. Es natural que tus valores y tus planes de futuro cambien conforme a las experiencias que vives y a la gente que vas conociendo.

 

Saber lo que quieres

 

Entonces, ¿por dónde empiezo con esta importante tarea vital? Jasmijn: «Por ejemplo, pensando en tus valores, contestando a algunas preguntas o completando algunos ejercicios».

 

1. Responde a algunas preguntas

 

Apunta las siguientes preguntas en un cuaderno e intenta responder dando todos los detalles que puedas. Consejo: antes de ponerte a contestar, medita un rato, para así conectar con tus sentimientos y poder descubrir las respuestas.

 

  1. ¿Cómo es tu día perfecto en el trabajo/en tus relaciones/cuando tienes el día libre? ¿Cuáles son los ingredientes clave?
  2. ¿Qué te da energía? ¿Y qué te la quita?
  3. ¿Qué te encantaba hacer o qué te salía bien en tu infancia?
  4. ¿Qué momentos o épocas de tu vida te han inspirado? ¿Por qué?
  5. ¿A quién admirabas o admiras ahora? ¿Por qué? ¿Qué representa esta persona para ti?
  6. ¿Qué harías si tuvieras muchos millones? ¿Qué te dice esto sobre tus valores y sobre lo que de verdad te importa?
  7. ¿Cómo quieres recordar tu vida al final de la misma?

 

Jasmijn: «Tómate tiempo para analizar bien estas preguntas y respóndelas con lo que verdaderamente creas. No hace falta que las contestes todas de golpe. De hecho, mejor que no lo hagas. Vuelve sobre ellas tras unos días o después de unas semanas, y comprueba si siguen reflejando lo que piensas y cómo te sientes.”

2. Hazle fotos a tu vida

 

Otro ejercicio que puede ayudarte a entender mejor lo que de verdad te importa es sacar fotos de tu vida. La base de este ejercicio es un estudio que se publicó en la Revista de Ciencia Contextual-Conductual y que te ayuda a reflexionar sobre los momentos que más valoras.

 

Durante una semana, saca al menos una foto al día de un momento que aprecies. Puedes hacerlo con el móvil si quieres. Lo ideal es que acabes teniendo entre nueve y doce fotografías de momentos importantes para ti. Puede que sea el primer café de la mañana o el momento en que llegas a casa del trabajo, te sientas a cenar con la familia y habláis de cómo os ha ido el día.

 

Al terminar la semana, imprime las fotos y describe por qué cada uno de ese momento es importante para ti. Al final, tendrás claro las cosas que te importan y que más valoras.

 

3. Elige tus valores

 

Jasmijn: «Puedes saltarte lo anterior y pasar directamente a intentar identificar tus valores. Una forma de hacerlo es por medio de una «clasificación de valores». Busca en Internet una lista que contenga los fundamentales (siempre puedes añadir tú otros) y anótalos en tarjetas. Ponlas todas en un montón y luego clasifícalas en las siguientes categorías: importante, algo importante y nada importante. ¿Cuántos valores te hacen falta, más o menos? No existe una respuesta correcta.

 

Además, puede que tengas distintos valores para distintas esferas de tu vida. Quizá en el trabajo utilices unos (innovación, creatividad, calidad) y en el hogar, otros (estabilidad, familia, confort). Analiza cuáles son más importantes para cada esfera.

 

¿Te resulta difícil? Siempre puedes acudir a nuestros psicólogos para que te ayuden a contestar a las preguntas. Reserva una sesión y te ayudaremos a empezar.

 

Vivir según tus valores

 

Ahora que ya tienes claros tus valores, es hora de dar un paso más. Se trata de defender aquello en lo que crees y de vivir conforme a ello. Es verdad que puede resultar un reto, sobre todo al principio. Después de todo, para cambiar las cosas hay que pasar a la acción, y eso requiere valentía.

 

«Vivir según tus valores no siempre resulta fácil. Las inseguridades, por ejemplo, pueden llevarte a ponerte objetivos que no se correspondan con ellos», explica Jasmijn. «Es posible que tu cerebro se te adelante la hora de enfrentarte a esa tarea, con pensamientos del tipo: «Ahora no es el momento», «No puedo» o «¿Qué pensarán los demás?».

 

Para empezar a vivir según tus valores, puedes comenzar por concentrarte en las áreas de tu vida que te parecen especialmente importantes en estos momentos. Puede que te estés centrando en encontrar un nuevo puesto o que estés teniendo alguna dificultad en el trabajo. O quizá tu principal preocupación sea tu bienestar físico.

 

Lo siguiente que puedes hacer es pensar en formas concretas de integrar tus valores en tu vida. Supongamos que conectar con los demás te parece importante. ¿Qué quieres conseguir con ello? Ponte un objetivo y decide qué pasos puedes dar para hacerlo realidad.

 

Jasmijn: «Recuerda que no puedes darle un vuelco a tu vida en un día. Empieza por dar pasos pequeños. Todo paso, por pequeño que sea, es capaz de provocar un cambio duradero». Verás que cuantas más decisiones tomas según tus valores, más fácil te resulta.».

 

👉 También hemos creado un programa que se llama «vive la vida que tú quieres», en el que aprenderás a vivir tu vida según tus valores.