Qué es “quiet firing” y qué hacer al respecto

24 Oct ‘22
5 min
Estrés y ansiedad
Rendimiento laboral
Annemarie Andre
Gecontroleerd door Psicólogo/a Judith Klenter
Frau verlässt leise ihren Arbeitsplatz.

¿Sientes que tu jornada laboral está llena de tareas inútiles? ¿O que trabajas en proyectos que después no se tienen en cuenta? Entonces es muy posible que te estén “despidiendo en silencio”. El despido silencioso, nacido de la alianza de dos viejos enemigos: el acoso y el aislamiento. En este artículo, aprenderás a reconocer este fenómeno en el lugar de trabajo y qué puedes hacer en respuesta a esta estrategia de acoso pasivo-agresivo, según la psicóloga Judith Klenter.

 

Según una encuesta de LinkedIn, el 48% de las personas ya han presenciado el despido silencioso en el lugar de trabajo. El 35% de los más de 20.000 encuestados declararon haber experimentado ellos mismos el despido silencioso. Pero, ¿qué es realmente? El término “Quiet firing” fue utilizado por el influencer de TikTok DeAndre Brown.

 

En su vídeo, que creó poco después del polarizante debate en torno al “quiet quitting”, hablaba de los empleados que están cumpliendo con todas sus tareas, pero que nunca son recompensados con un aumento o una promoción. Los jefes no están despidiendo directamente a sus empleados, pero indirectamente no les dejan otra opción que salir por la puerta.

 

Sin embargo, muchos expertos en RRHH creen que el despido silencioso va un paso más allá. Según Forbes, te están “despidiendo silenciosamente” si te empiezan a dar tareas que no te gustan, se critica todo tu trabajo, se te oculta conscientemente la información y no se te invita a las reuniones pertinentes. Esto ahorra a los directivos el incómodo y a menudo complicado proceso de despedirte, porque te vas por voluntad propia.

Señales de despido silencioso
  • Siempre evitan tus aumentos de sueldo y los ascensos, pero nunca te dicen por qué.
  • Te ocultan información importante que necesitas para hacer tu trabajo correctamente.
  • Te excluyen deliberadamente de las reuniones.
  • No te asignan proyectos ni tareas que te gustan: a otros empleados de tu nivel se les asignan tareas y proyectos más atractivos.
  • No te dan (casi) ninguna responsabilidad.
  • No se te comunican los objetivos.
  • Las miradas y los gestos despectivos se utilizan para disuadirte de comunicarte.
  • Nunca se te elogia por tu trabajo ni se te da la oportunidad de hablar con tus superiores.
  • No se reconocen tus esfuerzos y/o nunca recibes un feedback constructivo.

El bullying sucede en todas partes

 

Mucha gente cree que el bullying deja de ser un problema en cuanto se abandona la escuela. Pero la realidad es que el bullying se produce en casi todos los ámbitos de la vida y, sí, incluso los adultos acosan a la gente.

 

Una encuesta realizada entre 2.000 personas en nombre de la Asociación Americana de Osteopatía reveló que el 31% de los estadounidenses han sido víctimas de acoso en la edad adulta.

 

Las víctimas informaron de importantes repercusiones negativas en su salud, como el estrés, la ansiedad, la pérdida de confianza, la incapacidad para dormir, los colapsos mentales y la incapacidad para funcionar en el día a día. Estos incidentes de acoso en la edad adulta suelen producirse en el lugar de trabajo, el hogar y el entorno educativo.

 

Las empresas con entornos de trabajo competitivos y jerarquías estrictas suelen ser las más afectadas por el acoso. Los superiores están directamente implicados en la mitad de los casos de acoso laboral. Estas cifras demuestran que el despido silencioso es algo más que una tendencia, pero ¿qué debes hacer si te estás viendo afectado personalmente por este problema? 

 

Qué hacer si estás sufriendo acoso laboral 

 

1. Actúa rápido

No esperes a que las cosas se pongan “lo suficientemente mal”, actúa rápidamente. El problema no va a desaparecer por sí solo. Es bastante difícil romper un ciclo viscoso una vez que se han establecido ciertos sistemas de comportamiento.

 

2. Escribe un diario

Anota en un diario cualquier incidente de acoso, ya sea grande o pequeño; es mejor que seas muy específico en cuanto a la hora, el lugar y las personas implicadas. Esto no solo te ayudará a procesar y reflexionar sobre lo sucedido, sino que también podrás utilizarlo más adelante para explicar lo sucedido.

 

3. Recurrir a un tercero

Especialmente cuando son los superiores los que acosan, suele ser difícil mantener una conversación sincera. Tienes que acudir a los compañeros que no están implicados o al departamento de RRHH para que te apoyen. También puedes formular peticiones concretas, por ejemplo que el departamento de RRHH haga una reunión con tu jefe o que tus compañeros te defiendan en determinadas situaciones.

 

4. Intenta tener una conversación honesta

Sobre todo al principio, una conversación abierta y directa puede hacer maravillas. “Durante esta reunión, puedes explicar lo sucedido y ofrecer tu propia perspectiva en primera persona”, aconseja la psicóloga Judith Klenter, continuando: “También puedes pedir a los compañeros que estén de tu lado que intervengan durante la reunión”.

 

 

Cómo puede ayudarte OpenUp

 

El acoso en el lugar de trabajo es un gran reto para la salud mental. Puede que te preguntes si es culpa tuya o si hay algo que podrías haber hecho de otra manera. Una consulta con psicólogos puede ayudarte a reconstruir tu autoestima y encontrar las herramientas adecuadas para afrontar la situación. 

 

La psicóloga Judith Klenter aconseja: “Recuerda que el acoso siempre revela más sobre la persona que hace el acoso que sobre la persona acosada”.

 

Cuando se tiene una mala experiencia como ésta, es importante llamar a las cosas por su nombre y no tratar de endulzarlas. “Date tiempo y ten compasión de ti mismo”, dice Klenter. “Si sigues dudando de ti misma, puedes preguntar a tus amigos, a tu familia y a tu pareja qué es lo que te hace merecedora de amor”.

 

Algunos ejercicios también pueden ser muy buenos para recuperar la autoestima. “Piensa en tus logros y escribe al menos uno”, aconseja Klenter, “pregúntate en qué has contribuido y qué dice eso de ti”. Un ejercicio práctico como éste te puede ayudar a desechar pensamientos negativos que tengas sobre ti mismo.

 

Sin embargo, también hay otros métodos de prevención que puedes utilizar para reforzar tu salud mental. El mindfulness puede ayudarte a estar presente, reducir el estrés y aumentar tu resiliencia.  ¿Prefieres hablar con otras personas que están pasando por experiencias similares? En las sesiones de grupo puedes hablar de tus retos con otras personas que están pasando por lo mismo y recibir el apoyo adecuado.

📖 ¿Quieres saber más sobre sus relaciones con otras personas? Entonces lee nuestro artículo “Por qué siempre es buena idea hacer terapia, aunque seas feliz”.