4 principios básicos para motivar a los empleados

28 Jul ‘22
4 min
Rendimiento laboral
Redacción OpenUp
Gecontroleerd door Psicólogo/a Ida Dommerholt
«¿En qué consiste la motivación?». No eres la única persona que le da vueltas a esto, la pregunta es un clásico. Personas como Sigmund Freud, Aristóteles, Adam Smith y Abraham Maslow también han intentado darle respuesta. De hecho, se sigue investigándose mucho sobre este tema, y es objeto de un amplio debate.

 

Por eso, nos gustaría explicarte varias formas de comprender la motivación y cómo puede cada una de estas perspectivas ayudar a tus empleados. Ese es el secreto del mejor rendimiento empresarial.

 

Responsabilidad compartida

 

Antes de empezar, hay que dejar claro que motivar a los empleados es una responsabilidad compartida. Por una parte, es tarea de recursos humanos y del equipo de dirección; por otra, de los empleados.  En este artículo, veremos lo que puedes hacer como responsable de recursos humanos.

 

 

Las 4 necesidades fundamentales de los empleados

 

Los investigadores Nohria y Groysberg (Harvard Business School) y Lee (Centro para la Investigación del Rendimiento Corporativo), analizaron un abundante grupo de empresas de la lista Fortune 500. Basándose en sus hallazgos, desarrollaron un nuevo modelo para motivar a los empleados y a las personas en general.

 

Según los investigadores, las personas tienen cuatro necesidades fundamentales:

 

  1. Adquirir posesiones: las personas necesitan posesiones tangibles, como ropa, una casa y comida, y hacer actividades como viajar e ir al teatro. Pero, además, valoramos nuestro estatus social, y eso hace que la necesidad de posesiones sea relativa a las de las otras personas y que vaya variando en diferentes etapas de nuestra vida.
  2. Compromiso: a las personas les gusta sentirse parte de algo, estar orgullosas de su grupo u organización.
  3. Comprensión: las personas quieren entender el mundo que las rodea. Nos frustramos cuando nos parece que hacemos las cosas por nada, y en el trabajo ocurre lo mismo. Por eso, queremos hacer una contribución importante a una organización, enfrentarnos a retos, crecer y aprender.
  4. Protección: las personas, por naturaleza, quieren protegerse a sí mismas y a sus familias, además de sus hogares. En el trabajo, esta tendencia a proteger a los demás genera la necesidad de seguridad y de justicia, de tener objetivos e intenciones claras, de practicar la transparencia, y de tener la capacidad de aportar nuestras opiniones.

 

Estas necesidades básicas definidas por Nohria, Groysberg y Lee, se corresponden bien con una teoría que sigue teniendo un amplio apoyo a pesar de sus ochenta años de historia: la pirámide de necesidades humanas diarias de Maslow.

 

Hasta que no se hayan satisfecho las bandas inferiores de la pirámide no es posible centrarse en las necesidades más avanzadas.

 

Cómo utilizar las 4 necesidades para motivar a tus empleados

 

Maslow sugiere una «secuencia»: primero tienes que cubrir tus necesidades básicas; solo después podrás progresar con tus necesidades psicológicas y tu desarrollo personal. 

 

En el trabajo es un poco diferente. Las investigaciones de Nohria, Groysberg y Lee demuestran que los empleados solo están motivados de verdad cuando se cumplen sus cuatro necesidades a la vez (posesiones, compromiso, comprensión y protección).

 

¿Cómo puedes conseguirlo? Nos encanta poder explicártelo:

 

  1. Posesiones: asegúrate de que los salarios que ofreces sean al menos tan buenos como los de tus competidores. Además, ofrece gratificaciones que se correspondan claramente con el rendimiento, ya sea individual o grupal. Por último, asegúrate de premiar la excelencia.
  2. Compromiso: el compromiso va de la mano de una buena cultura corporativa. Promueve la confianza mutua y la amistad entre los compañeros de trabajo ofreciendo abundante tiempo y espacio para reunirse informalmente. Enfatiza la colaboración promoviendo este contacto y ofreciendo unas buenas instalaciones donde pueda tener lugar. Además, anima a las personas a que compartan sus mejores y sus peores prácticas. Por ejemplo, puedes organizar una sesión semanal sobre «marrones en el trabajo».     
  3. Comprensión: asegúrate de que los roles estén claramente definidos dentro de tu organización y comunica a las personas cómo contribuyen al éxito de la empresa. Además, asegúrate de que tengan las suficientes oportunidades de aprender y de desarrollarse. 
  4. Protección: aumenta la transparencia en todos los procesos y decisiones de la empresa. Crea confianza siendo transparente en lo que se refiere a conceder bonificaciones y a asignar roles y proyectos. 

 

Al centrarte en las cuatro necesidades a la vez, te estás ocupando de la motivación intrínseca (el deseo interno de conseguir algo) y extrínseca (la búsqueda de una recompensa).

 

La lista de la motivación

 

Puede que la teoría expuesta hasta ahora se haya centrado más bien en lo conceptual. Por esta razón, también hemos analizado una serie de empresas (grandes, pequeñas, famosas, desconocidas, etc.) y lo que hacen para motivar a sus empleados.

 

Lista de motivación laboral:

 

  • Numerosas salidas de empresa, ya sea centradas en relajarse, en crear vínculos o de carácter benéfico, por ejemplo, participar en una carrera con el apoyo de patrocinadores
  • Celebrar los éxitos personales, por ejemplo, con un boletín semanal que aparezca en todos los salvapantallas
  • Un plan de jubilación bien diseñado
  • Gratificaciones por rendimiento, tanto individuales como por equipos
  • Hablar de los valores de empresa durante las reuniones y en las comunicaciones con los empleados
  • Apoyar con los cuidados infantiles para los hijos de los trabajadores
  • Dar a los empleados la opción de adquirir acciones para que se sientan aún más involucrados con la empresa 
  • Recopilar activamente comentarios sobre las necesidades de los empleados y asegurarse de darles uso
  • Crear un entorno inspirador en la oficina, por ejemplo, destinando un pequeño presupuesto para que los empleados puedan personalizar su propio lugar de trabajo
  • Suscripción gratis al gimnasio
  • Aceptar mascotas en la oficina, para que los empleados puedan llevar a sus perros uno o varios días a la semana
  • Desarrollo personal durante el horario laboral, como en Google, donde los empleados pueden pasar el 20 % de su tiempo en sus propios proyectos personales
  • Conversar con los empleados a la hora de tomar decisiones importantes, por ejemplo, a través de votaciones, de encuestas o de reuniones generales 
  • Sistema de mentoría: asignar a cada nuevo empleado un compañero que tenga algo más de experiencia que ellos para guiarles en el trabajo
  • Abandonar el código de vestimenta
  • Involucrar a los empleados en el proceso de contratación de personal 
  • Animar activamente a los empleados a utilizar su presupuesto de formación personal, por ejemplo, imponiendo una multa graciosa si para el 31 de diciembre aún no se ha usado el presupuesto
  • Ludificar las tareas aburridas, por ejemplo, dando puntos por tarea completada y llevando cuenta de ellos en un tablero
  • Café con el director ejecutivo: cada día o cada semana, a una o dos personas de cualquier parte de la organización se les facilita hablar con el director ejecutivo, para que todas las voces sean escuchadas
  • Reconocer el rendimiento excepcional de los empleados, como hacen en las aerolíneas Virgin: dándole las gracias al empleado con una llamada personal o con una carta escrita a mano.

 

Ahora ya te habrás dado cuenta de que no tienes que ser Freud, Aristóteles, Smith o Maslow para entender la mejor forma de motivar a tus empleados. Lo único que tienes que hacer es cubrir sus necesidades básicas y encontrar inspiración en la lista que acabamos de darte. ¡Todo listo!

 

¿Quieres saber como OpenUp te puede ayudar a motivar a tus empleados? Solicita una demo aquí.