31 preguntas para reflexionar antes de Año Nuevo

6 Dec ‘22
3 min
Propósito vital
Lisanne van Marrewijk
Gecontroleerd door Psicólogo/a Paul Hessels
femme
No hay mejor momento para reflexionar que al comienzo del año. Hacerlo te ayuda a ser consciente de lo que ocurre, tanto dentro de ti como a tu alrededor. Te permite hacer los cambios que sean necesarios y es una forma de conocerte mejor. Es como si estuvieras mirándote a un espejo y viendo tus verdaderos pensamientos, ideas, hábitos y patrones de comportamiento.

Las siguientes preguntas reflexivas te ayudarán a conocerte mejor y te harán ser consciente de las oportunidades de aprendizaje y de crecimiento a tu disposición.

 

Reflexionar

 

La reflexión es un ejercicio importante que te ayuda a aprender de tus errores y de tus experiencias. De esa forma, te entiendes mejor y comprendes tus motivaciones. Aprenderás más sobre tus valores, lo que es importante para ti y el estado actual de tu vida. También te permitirá ser coherente y no distraerte con lo que ocurra a tu alrededor.

 

«Si en algún momento te encuentras del lado de la mayoría, es hora de que te pares a reflexionar» – Mark Twain.

 

Es más, la reflexión es una buena manera de explorar lo que ocurre en tu mente. Hay estudios que muestran que tenemos unos 50.000 pensamientos al día, y el 90 % de ellos son los mismos que hemos tenido el día anterior.

 

Tomarte el tiempo de investigar estos patrones automáticos de pensamiento te da la oportunidad de hacer las cosas de otra forma, de hacerte consciente de la historia que te cuentas y de examinar tus creencias negativas.

 

Preguntas reflexivas

 

Los psicólogos/as usan la reflexión durante sus sesiones para ayudarte a identificar tus patrones y para mostrarte cómo puedes transformarlos.

 

Las siguientes preguntas te servirán para conocer mejor tus pensamientos, tus patrones y tus oportunidades de aprendizaje. Las respuestas te ayudarán a entender qué cosas de tu vida quieres hacer de otra forma o cambiar por completo.

 

  1. ¿Cómo puedo hacer que mi vida sea más fácil y agradable?
  2. ¿De qué puedo deshacerme (pensamientos, creencias, patrones)?
  3. ¿De qué quiero menos en mi vida? ¿Y de qué más?
  4. ¿Qué me ha dado energía este año y qué me la ha quitado? 
  5. ¿Qué quiero aprender?
  6. ¿Empleo mi tiempo en lo que quiero?
  7. ¿Qué evita que viva la vida que quiero?
  8. ¿En qué áreas me subestimo?
  9. ¿Cuáles fueron mis mejores momentos del año pasado? 
  10. ¿Qué falta en mi vida y dónde puedo obtenerlo?
  11. ¿Qué errores he cometido? ¿Qué he aprendido de ellos?
  12. ¿Cómo puedo hacer las cosas de otra forma el año que viene?
  13. ¿Qué es lo que me importa en la vida? ¿Planifico mi vida de acuerdo con ello?
  14. ¿Cuál es el mejor consejo que he recibido?
  15. ¿Qué le diría a mi yo de hace un año?
  16. ¿Qué he conseguido este año?
  17. ¿A qué obstáculos me he enfrentado? ¿Qué he hecho para solucionarlos?
  18. ¿Qué me preocupa?
  19. ¿Qué es lo más importante de mi vida? ¿Qué estoy haciendo para cuidar de ello? 
  20. ¿Qué quiero hacer de otra forma?
  21. ¿Cuándo fue la última vez que salí de mi zona de confort? 
  22. ¿Qué consejos le daría a una persona más joven?
  23. ¿Qué haría si supiera que voy a morir pronto?
  24. ¿Cómo quiero que me recuerden otras personas cuando muera?
  25. ¿Hasta qué punto he determinado el curso de mi propia vida?
  26. ¿Qué me hace sonreír o me da energía? (Anota todas esas cosas).
  27.  Cuando no me encuentro bien o me duele algo, ¿cuál es la mejor forma de cuidarme? 
  28. ¿He conseguido mis objetivos? ¿Por qué/por qué no?
  29. ¿Qué hecho este año que quiero seguir haciendo el próximo? 
  30. ¿Cómo puedo hacer que el año que viene sea mejor o más agradable?
  31. ¿Cuál es el primer paso que quiero dar el año que viene? 

 

¿Cómo se trabaja con estas preguntas reflexivas?

 

Es bueno tomarse el tiempo de pensar en estas preguntas. Pero no esperes encontrar la respuesta a todas ellas de un plumazo ni antes del 1 de enero.

 

Nuestros psicólogos/as recomiendan responder a una pregunta al día durante un mes. Puedes hacerlo con la familia, con tu pareja o con un amigo, y así inspiraros y animaros los unos a los otros. Cuando acabe el mes, podéis revisar las respuestas de forma conjunta. 

 

Consejo: anota las cinco cosas más importantes que has descubierto en una hoja de papel y ponla en un espejo, en la nevera o en cualquier otro lugar donde la veas constantemente. Así recordarás esas cosas rápidamente al comienzo del día.

 

Un momento de descanso

 

Vivimos en una sociedad muy atareada, y a menudo ni nos paramos a preguntarnos si caminamos en la dirección correcta. En otras ocasiones, parece que estamos constantemente corriendo de un lado para otro (a veces, caminar rápido es más que suficiente). Reflexionar sobre ello cada año te ayuda a ser consciente de hacia dónde diriges tus pasos.

 

Las preguntas reflexivas pueden darte mucha información, pero a veces no son suficiente. Un psicólogo/a te puede ayudar poniéndote delante del espejo y ayudándote con las preguntas más profundas.

 

Reserva una sesión sin compromiso y termina el año de forma consciente.