5 tipos de síndrome del impostor y cómo superarlos

7 Feb ‘23
6 min
Autoconfianza
Arianna Freni
Gecontroleerd door Psicólogo/a Eva Rüger
imposter
Vayamos al grano e intentemos contestar a algunas preguntas difíciles desde el principio. ¿Con qué frecuencia cuestionas tus capacidades, a pesar de tus éxitos y tu duro trabajo? ¿Alguna vez te sorprendes comparando tu vida con la de los demás y sintiéndote inadecuado? ¿Y qué hay de esa molesta vocecita en tu cabeza que te hace sentir que no has hecho nada especial, incluso cuando sabes que te has ganado tus logros? 

 

Si algo de esto te resulta familiar, no estás solo. Siempre habrá momentos en los que sintamos dudas sobre nosotros mismos, pero para algunos, estos sentimientos son más persistentes. Aquí es donde entra en juego el síndrome del impostor.

 

¿Qué es el síndrome del impostor? 

 

El síndrome del impostor es un tema que se debate a menudo en la comunidad de la salud mental. En pocas palabras, se trata de un fenómeno psicológico común que afecta a muchas personas de alto rendimiento, en el que los individuos dudan de sus capacidades y temen quedar expuestos como un “fraude”.

 

Va de la mano de sentimientos de inseguridad y de la creencia persistente de que el propio éxito es el resultado de la suerte o de un caso aislado, más que de sus propias cualidades. A pesar de sus logros, las personas que experimentan el síndrome del impostor suelen sentir que no merecen su éxito y que en algún momento van a ser descubiertas como impostoras. 

 

Diferentes tipos de síndrome del impostor (y como desafiarlos) 

 

Según muchos investigadores y profesionales del campo de la psicología, las personas que experimentan el síndrome del impostor pueden clasificarse en cinco grupos principales, cada uno con sus características únicas. Estos cinco tipos de personalidades con síndrome del impostor son

 

1. El Perfeccionista:

 

Este tipo de síndrome del impostor se caracteriza por una necesidad excesiva de perfección y una incapacidad para aceptar los errores. Los individuos con este tipo de síndrome del impostor pueden sentir que no son lo bastante buenos a menos que cumplan el 100% de sus objetivos. 

 

Si es tu caso: 

 

  • Practica la autocompasión, sé amable y comprensivo contigo mismo cuando cometas errores. “Cuestiona la creencia de ‘sólo lo perfecto es suficientemente bueno'”, dice la psicóloga de OpenUp Eva Rüger. “¿Es realmente una creencia útil? ¿O hay un lema más realista y útil que puedas formularte?”.
  • Fíjate objetivos realistas y alcanzables, y celebra las pequeñas victorias a lo largo del camino. 
  • Recuérdate que la perfección no es necesaria ni alcanzable y que cometer errores forma parte del proceso de aprendizaje.

 

2. El superhéroe:

 

Este tipo de síndrome del impostor se caracteriza por una necesidad excesiva de probarse a sí mismo, a menudo impulsada por el miedo a quedar expuesto como un fraude. Los individuos con esta forma de síndrome del impostor pueden sentir que necesitan ser mejores que los demás para ser aceptados.

 

Si es tu caso: 

 

  • Recuerda que la validación externa no es una medida directa de tu autoestima.
  • Encuentra otras formas de definir tu identidad más allá del “éxito”, mediante nuevas aficiones o rutinas, por ejemplo. 
  • Establece límites y aprende a decir “no” cuando lo necesites.

 

3. El sólo:

 

Este tipo de síndrome del impostor se caracteriza por el miedo a buscar ayuda o a pedir ayuda. Los individuos con este tipo de síndrome del impostor pueden sentir que necesitan hacerlo todo por sí mismos y que pedir ayuda les revelaría como no dignos.

 

Si es tu caso: 

 

  • Aprende a reconocer y desafiar los pensamientos negativos sobre pedir ayuda.
  • Desarrolla un sistema de apoyo de amigos, familiares y compañeros en los que puedas confiar.
  • Practica la delegación de tareas y responsabilidades, y recuérdate que se necesita un equipo para lograr grandes objetivos.

 

4. El genio natural:

 

Este tipo de síndrome del impostor se caracteriza por la creencia de que el éxito debería venir de forma natural y que cualquier esfuerzo realizado para alcanzar el éxito es un signo de inadecuación. Los individuos con este tipo de síndrome del impostor pueden sentir que no son lo bastante buenos porque han tenido que esforzarse mucho para alcanzar el éxito.

 

 

Si es tu caso:

 

  • Recuérdate a ti mismo que el éxito requiere esfuerzo y trabajo duro y que está bien dedicar tiempo y determinación para lograr tus objetivos.
  • Habla con otras personas y comparte luchas y preocupaciones. Descubrirás que incluso los expertos tuvieron que empezar por algún sitio.
  • Acepta el proceso y disfruta del viaje, no sólo del destino.

 

5. El impostor experto:

 

Este tipo de síndrome del impostor se caracteriza por sentirse como un fraude o un impostor en un campo o área de especialización concretos, a pesar de tener suficientes cualificaciones y experiencia.

 

Si es tu caso: 

 

  • Recuérdate a ti mismo que es normal tener síndrome del impostor en un campo o área nuevos.
  • Busca la tutoría u orientación de alguien que tenga más experiencia en tu campo.
  • Fórmate continuamente y amplía tus conocimientos, esto te ayudará a ganar más confianza en tu área de especialización.
Más consejos prácticos

Es importante señalar que las distintas formas del síndrome del impostor pueden solaparse y es frecuente que una persona experimente varios tipos al mismo tiempo. Por ejemplo, alguien puede sentirse como un genio natural impostor, pero también tener una fuerte necesidad de perfección y miedo a pedir ayuda.

 

Comprender los distintos tipos de síndrome del impostor puede ayudarte a entender mejor tus propias experiencias y a encontrar las estrategias más eficaces para afrontar y superar estos sentimientos negativos.

 

Aquí tienes otros consejos prácticos: 

 

  1. Reconoce que el síndrome del impostor es un sentimiento normal. Mucha gente lo experimenta, y no significa que seas débil o que no seas lo bastante bueno.

 

  1. Habla con alguien sobre tus sentimientos. Hablar con un amigo, un familiar o un terapeuta sobre tus sentimientos puede ayudarte a ganar perspectiva y a ver que no estás solo en tus luchas.

 

  1. Lleva un registro de tus logros. Haz una lista de todas las cosas que has conseguido y consúltala cuando te sientas deprimido. Esto puede ayudarte a recordar tus puntos fuertes y tus habilidades.

 

  1. Practica la gratitud. Dedica tiempo a apreciar lo que tienes y lo que te hace sentir orgulloso de ti mismo. Cuando no estamos en nuestro mejor momento, es fácil centrarse en lo que no tenemos, pero centrarse en lo lejos que hemos llegado puede ayudar a cambiar nuestra perspectiva. ¿Necesitas un empujoncito? Prueba nuestra meditación guiada para obtener energía positiva

 

Quítate la máscara

 

El síndrome del impostor es una experiencia común que afecta a muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas. Superar estos sentimientos y pensamientos es un proceso y no siempre es un viaje fácil o rápido. Sin embargo, los pensamientos siguen siendo pensamientos. No nos definen ni son un estado permanente. 

 

“Acepta la vida como un proceso de aprendizaje en el que las dudas y el desarrollo, los retos y el crecimiento forman parte del viaje”, concluye Eva. “Las dudas no son algo de lo que debas deshacerte por completo, sino algo que puedes aprender a aceptar o ante lo que puedes reaccionar con algo de práctica”. 

 

Tómate tu tiempo para reconocer tus logros, rodéate de una comunidad que te apoye y recuerda centrarte en la autocompasión, el autoconocimiento y el autocuidado. No dejes que el síndrome del impostor te impida alcanzar todo tu potencial. Tu éxito no es fruto de la casualidad, sino del trabajo duro y la determinación, así que adelante, déjalo brillar. 

 

💡 Buscar ayuda y orientación profesional es un paso valioso para superar el síndrome del impostor. Un terapeuta puede ayudarte a identificar las causas subyacentes de estos sentimientos, a desarrollar un plan personalizado de afrontamiento y recuperación, y a proporcionarte apoyo durante todo el proceso.